Spok

ENTREVISTA

¿Cómo definirías tu participación en Truck Art Project?

Por una de las caras hay una representación gráfica de mi nombre. Por la otra hay un pequeño chiste situacional: el camión que pinté pertenecía a una marca de bebidas que es competencia de otra marca que te promete «alas» si bebes de sus productos, y lo que hice fue pintar un Mickey cabreado y sobreexcitado, quitándole las alas a unas avispas con un matamoscas.

¿Cómo dialogan las dos caras del camión?

El estilo gráfico de ciertos elementos es coincidente y cada una de las caras muestra mi nombre y mi estilo.

¿Cuáles son los retos del proyecto para ti?

La localización y la época del año en la que se hizo: Ibiza en verano. Tuve que decidir entre pintar, disfrutar y dormir. Solo podías elegir dos (risas).

¿Cómo se inserta este proyecto en tu trayectoria y en tu discurso?

A menudo trabajo con el humor en mis propuestas. El formato también flexibiliza la solemnidad de la propuesta artística, además de su carácter semiefímero. Forma parte de una línea en la que trabajé en el pasado. Algunos creadores admiten que llegaron con una idea previa que tuvieron que ir modificando o que creció hacia otros derroteros al enfrentarse a un soporte como este.

¿Ha sido tu caso?

Yo llegué con la idea totalmente clara. Sabía lo que quería hacer y cómo afrontarlo. El soporte no me condicionó.

¿Cómo te has planteado la recepción de una obra como esta, en la que el espectador se encuentra con ella, no la busca, y que no «circula» por los cauces habituales del arte?

Es muy guay el formato y por desgracia se ve poco. El 99 por ciento de los camiones que ves pintados por ahí son fruto del graffiti ilegal. Supongo que debe de ser sorprendente para el público sentirse «público por sorpresa». No creo que deje a nadie indiferente.

¿Y la fugacidad con la que se recibe?

Es como los buenos anuncios, que necesitas más de un visionado para procesarlo. Seguramente deje con ganas de más a quien le llame la atención.

¿Cómo te has enfrentado a la escala? ¿Estabas acostumbrada a ella?

En mi caso, que pinto edificios bastante más grandes –además de que mi camión no era muy grande y el formato horizontal facilita mucho todo–, fue más un disfrute que un problema.

¿Qué te aporta a ti una participación como esta y qué crees que le aportas tú al proyecto?

A mí me encanta haber pintado el camión, lo haría encantado varías veces al año. Para el proyecto yo he aportado otro matiz: como las caras de un diamante, el conjunto de matices es lo que otorga valor al proyecto.

¿Por qué es interesante un proyecto como Truck Art Project?

Pintar en camiones –juicio moral a parte– ha estado ligado siempre al movimiento del graffiti. Tener la oportunidad de hacer algo en un lienzo móvil es siempre interesante porque permite que lo vea mucha más gente.

Spok (Madrid, 1978) es el alter ego de Félix Reboto, uno de los artistas urbanos españoles más reconocidos. Su relación con el mundo del graffiti comienza muy pronto, a la temprana edad de 11 años. Desde entonces no ha dejado de explorar su lado creativo, siempre con la calle como telón de fondo. Licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid, desde hace más de una década ha destacado por la originalidad de sus propuestas de arte urbano. Desempeña, además, un notable trabajo como pintor e ilustrador y ha expuesto su obra en centros como el Condeduque, el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, la Tate Modern y el Instituto Cervantes, así como en distintas ediciones de ARCO Madrid. Sus sorprendentes y poéticos murales hiperrealistas le han granjeado fama internacional. Precisamente su participación como muralista en la exitosa exposición Street Art at The Tate Modern (2008) le permitió conquistar las fachadas de ciudades como Santiago de Querétaro, Budapest, Ámsterdam o Buenos Aires, entre muchas otras. De su última producción destacan el mural para el mercado de Benalup-Casas Viejas (Cádiz) y la enérgica obra feminista #NosotrasJuntas, ubicada en la Gran Vía madrileña, realizada en marzo de 2019. En las obras de Spok se produce un diálogo constante con el arte popular, el diseño, la artesanía, la moda o la música